AEO-Jaime-Rodriguez

“Hay que abordar la cualificación de la profesión y la especialización de los equipos”

P- Dentro del organigrama de INDRA, ¿dónde se enmarca la Dirección de Inmuebles y Servicios Generales?, ¿qué funciones desarrolla?.

R– La Dirección de Inmuebles y Servicios Generales (SSGG) está, junto con la de Informática Interna y la de Seguridad Corporativa, dentro de la Unidad de Recursos Corporativos, Unidad que reporta directamente a Presidencia. Nuestra Unidad gestiona todo el ciclo de vida de los inmuebles, desde la identificación de las necesidades hasta la puesta en funcionamiento y operación de éstos. Contamos con equipos especializados, diferenciando entre los que es el real estate puro y el facility management (FM). Nuestra operativa es de ámbito global, principalmente España y LATAM, y abarca la detección de necesidades, prospección, negociación, diseño y acondicionamiento, esto último con apoyo externo, y la puesta en funcionamiento. Después ya es SSGG los que se ocupan del funcionamiento y mantenimiento

P- Con presencia en 49 países en el mundo, ¿cuál es la política de inmuebles de INDRA en cuanto a propiedad y alquiler?.

R– Bueno, la política es común quedando solo descentralizada la operación de los inmuebles. El presupuesto se realiza de forma centralizada pero para cada uno de los países y reside en cada uno de ellos, la responsabilidad de gestión del mismo depende de la función. El FM es fundamentalmente externo, con un responsable de la matriz en cada país que depende y reporta a la Unidad en España. Los servicios de FM en países con gran volumen de negocio suelen estar contratados con grandes empresas de este sector. En los de menor volumen, depende de cada caso.

P-¿Qué patrimonio de oficinas tiene INDRA en la actualidad? y ¿qué volumen de metros cuadrados de oficinas ocupa en todo el mundo?

R– La mayor parte del espacio de oficinas que utilizamos en el mundo es en régimen de alquiler, quedando los activos en propiedad dentro del ámbito fabril de transporte y defensa, que provienen de actividades tradicionales de INDRA o de adquisiciones realizadas. Todo lo relacionado con TI (tecnologías de la información) requiere una gran flexibilidad y por tanto normalmente optamos por activos en arrendamiento.

La superficie total es de 380.000 m2 de tipología diversa distribuida entre los 49 países donde aproximadamente 275.000 m2 corresponden a España. Los inmuebles en propiedad suponen unos 100.000 m2 en su gran mayoría corresponden a inmuebles industriales y casi la totalidad se ubican en España.

P- En cuanto al tipo de oficinas que utiliza INDRA, ¿cómo y con qué criterios gestiona en todo el mundo los espacios de trabajo que ocupa?, ¿utiliza INDRA espacios de Coworking?, ¿qué opinión tiene de estos nuevos espacios de trabajo?.

R– La parte de TI de nuestro negocio es la que más consumo de workplace tiene y es mucho más vital y exigente que el resto en este aspecto. Desde la finalización de la crisis han surgido cuestiones que antes no se daban, en especial para las nuevas generaciones (millennians) en cuestiones de atracción y retención de talento. Aspectos que nos han llevado a analizar cómo somos, cómo evolucionamos en los espacios y las formas de trabajo, y cómo se transmite toda esta casuística a los órganos de decisión de la empresa. INDRA es una empresa que se nutre de jóvenes profesionales de alta cualificación que deciden en qué empresa desean trabajar y para los que la ubicación y transporte, la calidad de los espacios de trabajo y la flexibilidad en las formas de trabajar son determinantes en su toma de decisión. Fruto de esa reflexión, en este momento INDRA está acometiendo una importante remodelación en nuestra sede central que conlleva cambios importantes en lo que al espacio de trabajo y configuración se refiere.

En cuanto a los espacios de Coworking, la relación de INDRA con otras empresas que gestionan espacios flexibles es histórica dada la tipología de nuestros negocios, pues conllevan muchos proyectos de diferente duración en muchas ubicaciones. Por ello, nos hemos dado cuenta que no debemos ser categóricos, lo que tenemos es que tener una amplia oferta de tipologías que se puedan adaptar a nuestras necesidades. La gente debe de poder hacer lo que necesite en cada momento y con capacidad de reacción inmediata, incluso en ciudades como Madrid.

P- ¿Ha desarrollado INDRA políticas de teletrabajo?, ¿cómo ha influido esto en sus criterios respecto a sus oficinas?.

R– Sin duda, somos una compañía muy acostumbrada a la movilidad. La vida de los proyectos hace que los cambios de ubicación física, incluso dentro de una misma ciudad, sean numerosos. Nosotros podemos estar gestionando anualmente más de 10.000 traslados intercentros. El teletrabajo y la flexibilidad están plenamente incorporados en nuestra rutina diaria. Estamos acostumbrados a viajar ligeros de equipaje, tienes tu portátil, te mueves, trabajamos en red y tienes todas las facilidades.

P- En relación a la gestión de Servicios Generales, ¿cómo se organiza y que servicios externos emplea INDRA en relación a la gestión patrimonial y de activos?, ¿hay diferencias de un país o mercado a otro?

R– Servicios Generales agrupa todos los servicios propios de los edificios: limpieza y mantenimientos generales; gestión de obras y reformas; traslados internos, y servicios horizontales como mensajería, reprografía, restauración y catering, entre otros. Es una función bastante amplia que también da cobertura en algunas áreas del real estate puro y el facility management que comentamos antes.

P-¿Cómo ve el mercado de oficinas español?.

R– Es un mercado que ha evolucionado positivamente en los últimos años. La tendencia al alza de los precios ha sido más moderada de lo que se anunció, pero continúa. Para nuestro perfil y demanda, creo que hay una buena oferta de calidad para el tipo de inmueble de tamaño mediano que solemos buscar, mucho más difícil para grandes inmuebles tipo sede corporativa. Es un mercado de dos velocidades, las grandes ciudades y el resto. En general creo que la oferta es razonablemente buena, hay inmuebles de calidad, inmuebles de tipología media o baja a sus rentas correspondientes. No es como en LATAM, que o vas a una zona prime o no hay seguridad, servicios u oferta de calidad mínima.

Por otro lado, en ciudades como Valladolid, Zaragoza, incluso Valencia o Bilbao, no es fácil encontrar nuestro tipo ubicaciones.

P- Tras tres años como miembro de la AEO, ¿cómo valora su pertenencia a la Asociación?, ¿qué aspectos debería abordar la AEO para la mejora de nuestra industria?

R– Me parece tremendamente positivo el papel que la AEO está jugando en el mercado y la intervención que está teniendo para mejorar y garantizar la seguridad de los procesos o la calidad de los productos.

Me parece fundamental la seriedad y continuidad de sus actuaciones. En AEO hay iniciativas, equipos de trabajo, actividades recurrentes y ya sale como referencia en los contratos que se hacen en el mercado cuando se trata de medición de espacios, por ejemplo. Un trabajo bien hecho, digno de valorar. No hay nada más desolador que una asociación que se reúne una vez al año para cenar.

Por otro lado, en mi opinión hay que abordar la cualificación de la profesión y el aspecto de la especialización de los equipos, del personal. Falta cualificación y número suficiente, especialmente en la parte técnica y de gestión de inmuebles. Los puestos de FM y RE suelen ser cuasi vitalicios y la falta de movilidad genera anquilosamiento en la cualificación. Es un tema a abordar.