aeo-colaboraciones-ana_vidal

“A nuestro sector le faltan datos y estadísticas fiables y uniformes”

Después de casi 5 años en Francia, Ana Vidal regresa a España para dirigir los proyectos de esta empresa inmobiliaria en nuestro país.


P- Ya se sabe que Bouygues Inmobiliaria vuelve a España para promover terciario, principalmente Oficinas, Residencias y Hoteles. ¿Qué inversión global se prevé en los próximos años?, ¿Cómo esperáis que se reparta la inversión y actividad dentro de estos tres subsectores?

R– Sí, nuestro plan es centrarnos en terciario pero trabajando siempre para empresas, es decir descartamos hacer residencial para venta a particulares, pero si podríamos hacerlo para empresas. En principio nos centraremos en Madrid y Barcelona para Oficinas, pudiendo contemplar otras ciudades para hoteles (solo urbanos) y residencias.

En Bouygues Inmobiliaria no hablamos de inversión, porque no somos una empresa que busque volumen; funcionamos como una empresa pequeña dentro del Grupo y somos muy selectivos en los proyectos  dando prioridad a aquellos con salida comercial segura o clara dado que no somos patrimonialistas.

Vamos a dar prioridad a Oficinas y después, ver que oportunidades surgen en hoteles y residencias. Las residencias de mayores creemos que es un mercado con mucho recorrido en España y pudiera ser nuestro segundo mercado de actividad. En cuanto a Hoteles, todo dependerá de las oportunidades y el suelo disponible.

P- Bouygues I. posee suelo en Madrid y Barcelona, uno de Madrid ya tiene proyecto y ha comenzado. ¿Cuáles son las claves de este edificio de oficinas?

R-  Sí, tenemos 3 suelos, dos en Madrid en la zona de Julián Camarillo y otro en Barcelona en la segunda fase del 22@. Para el primer proyecto, Julián Camarillo 49-51, ya contamos con Luis vidal + arquitectos como estudio de arquitectura, pediremos la licencia antes de final de año y comenzaremos inmediatamente la comercialización. La idea es partir de cero y aplicar las últimas innovaciones y tendencias dentro del uso de servicios empresariales. Sus claves son: más de 18.000 m2 sobre rasante, dos plantas de sótano, zonas comunes abiertas, por supuesto criterios de sostenibilidad y compatibilidad con la certificación AEO, superficies muy flexibles y una estética algo más industrial que la típica de oficinas. El segundo suelo de Madrid irá detrás de éste. Para nosotros la zona de Julián Camarillo es actualmente, por desarrollo, precios, comunicaciones y usos mixtos, la nueva 22@ de Madrid.

P- ¿La idea es promover y vender o van a mantener en patrimonio? Y ¿la comercialización?

R– No somos patrimonialistas. Nuestro valor está en la promoción, en saber cómo definir un proyecto, desarrollarlo y comercializarlo, tanto por cuenta propia como por cuenta ajena, como en co-promoción. Esto es aplicable también a las rehabilitaciones, si trabajamos en la definición del producto y nuestro valor es aun mas evidente.
P- Después de más de 4 años dirigiendo Bouygues I. en Lyon (Francia) fuera de España ¿Cómo encuentras el mercado español?, ¿Qué cambios aprecias en el Sector de Oficinas en España?

R– Tengo sensaciones encontradas; por un lado creo que el mercado está volviendo a posiciones sanas y cogiendo fuerzas, especialmente en el terciario, donde hay una base seria y se está haciendo producto de calidad. Ahora no vale cualquier cosa, manda el cliente y éste ha aprendido a ser más selectivo, más coherente, con criterios económicos, pero también de salud y confort de los trabajadores, desarrollo sostenible, etc… De otro lado veo un desequilibrio entre la cantidad de dinero que hay en el mercado, hay mucho inversor, y el volumen de la demanda que es muy estable y ha llegado a un volumen en el que no creo que vayamos a ver picos, más que en momentos puntuales. Otro problema es el suelo, que está llegando a niveles en los que empieza a ser difícil trabajar con coherencia y un “business plan” que funcione, sea el producto que sea.

Un punto importante en España es la imposibilidad de mezclar usos. Hoy en día lo que la gente quiere es una planta baja de uso comercial, dos plantas de hotel y cuatro de oficinas. Ah, y que las de oficinas se puedan transformar en un momento dado en hotel o las de hotel en oficinas. En Francia estamos desarrollando un concepto de estructura, totalmente flexible, que puede dar servicios residenciales (hotel y residencia de estudiantes…) o de oficinas, comercial, ocio, etc…

P- ¿Vais a gestionar el Mercado Portugués desde Madrid?, ¿Cuáles son los planes para el país vecino?

R– Gestionaremos las oportunidades que salgan porque no tenemos suelo allí, y gestionaremos desde aquí, no hay planes de crear un equipo específico para ese mercado a corto plazo.

P- ¿Qué tienen que hacer Madrid y Barcelona para llegar a la 1ª división del mercado de oficinas en la UE?

R– Primero, desde las administraciones públicas se debe flexibilizar la gestión en general pero especialmente los suelos y agilizar todos los temas relativos a autorizaciones administrativas para promover  y a cambios de uso. El marco en el que operamos no debe constreñir tanto al sector. Lo segundo es el marketing: en España hay grandes profesionales, infraestructuras, empresas, etc y se trabaja muy bien, no tenemos nada que envidiar a otros países. La cuestión es que tenemos que creérnoslo y tenemos que decirlo. Lo tercero es que, como País, debemos de dar una imagen de unidad de cara al exterior, debemos vender un mercado con un marco legal y administrativo fiable y seguro. Los temas y diferencias entre autonomías  o incluso ciudades, de cara al extranjero se perciben  como algo muy extraño.

AEO

P- Presidiste de la AEO de 2010 a 2013, ¿Cómo percibes ahora la Asociación?, ¿Hay mucha diferencia entre el papel de la AEO y otras asociaciones similares en Europa?
R– Un poco como a España, se ha progresado muchísimo, ha crecido en tamaño y relevancia, y los trabajos que está haciendo actos públicos, medición de espacios y calificación técnica son los que dan entidad y representación, lo que necesita el sector. He visto un cambio radical, sinceramente, de una pequeña asociación a otra profesional y de profesionales.

En relación a otras asociaciones europeas, lo que me gusta de la AEO es que es plural y multidisciplinar.

P- ¿Qué crees que todavía le falta al mercado español en comparación con otros mercados
R– A este mercado le falta tener datos y estadísticas fiables y uniformes. No puede haber 5 estudios de mercado y cada uno con datos diferentes al resto. Da imagen de poca fiabilidad y seriedad.
P- En tu opinión, ¿Cuáles son los retos y oportunidades de la AEO?
R– El gran reto es convertirse en el eje de cambios y de relación con las administraciones públicas. Que se considere a la AEO como la voz del sector en cualquier ámbito de los que le corresponde, el asesor y representante fiable de nuestra actividad.