El futuro más inmediato plantea 4 atributos fundamentales:

Seguridad, Productividad, Inspiración y Flexibilidad.

 

El 90% de los profesionales encuestados quieren volver a la oficina, contando con al menos un día de teletrabajo. Un 24% de los trabajadores a nivel mundial espera que en este 2021 se produzcan mejoras en las políticas de flexibilidad laboral.

Estas son algunas de las conclusiones del análisis de más de 32.000 encuestas realizadas a empleados y directivos de España, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Australia, México, China o India.

Este cambio sin precedentes del paradigma laboral ha provocado distintos efectos en los equipos de trabajo de todo el mundo, poniendo de manifiesto los distintos rasgos culturales de cada país.

Cumpliendo con el tópico, la socialización española y la falta de conciliación se pone de manifiesto entre los aspectos que peor han acogido: el sentimiento de aislamiento (48%) y el negativo impacto de conciliación entre vida laboral y personal (19%) se posicionan como los principales aspectos negativos que valoran los españoles, los datos más destacados y muy por encima de países de su entorno, como Francia o Alemania.

Paradójicamente, la parte positiva radica en lo práctico: con un 48%, el ahorro en los desplazamientos se sitúa muy por encima del 37% de media mundial. Además, los trabajadores en España también destacan el aumento de la flexibilidad (28%) y el poder evitar las distracciones de la oficina (26%). Estos efectos, en cualquier caso, no han podido evitar una pérdida en la conexión entre los trabajadores con sus líderes, con una media del 18% en el caso de España, que es superior al 9% a nivel mundial.

Qué esperan los trabajadores de los nuevos espacios

Como no podía ser de otra forma, los españoles, en línea con la mayoría de los países analizados, piden a sus organizaciones para volver a su espacio habitual de trabajo, una sensación de seguridad y una óptima calidad del aire (73%), además de una correcta disposición que permita la distancia social (70%), seguido de sólidas políticas de contactos con proveedores (64%) y sensación de limpieza (63%).

Esperan recuperar, del mismo modo, principalmente la posibilidad de co-creación de forma personal y las relaciones sociales (30%), así como el acceso a herramientas específicas (28%), o la mejorar del aspecto formativo y de aprendizaje (28%). Como curiosidad, estas prioridades cambian cuando el perfil es directivo, que tiene como primera necesidad el contar con un espacio neutro para tratar con sus clientes personalmente.

El cambio en el diseño empresarial para el futuro más inmediato

El futuro de los espacios de trabajo pivota sobre cuatro atributos clave para el desarrollo laboral: seguridad, productividad, inspiración y flexibilidad, evolucionando las características concretas que guiaban su desarrollo.

Según Alejandro Pociña, presidente de Steelcase en España, más que hacer un cambio de espacios, se trata de hacer de la oficina un espacio de cambio. La innovación surge cuando las personas se reúnen en un espacio común que les facilita ser más creativos. Ninguna experiencia virtual puede suplir la experiencia física”.

De esta forma, Steelcase plantea 4 grandes tendencias de diseño para 2021:

  • Pensar en las necesidades individuales y colectivas: Deberán facilitar, tanto el trabajo individual, como el de equipo​, al mismo tiempo que permitan cambios rápidos desde el trabajo de concentración en soledad al de colaboración con un equipo.
  • Flexibilidad y fluidez: Se trata de espacios que permitan diferentes modos de trabajo. En este sentido, se dibujan dos tipos: ​Espacios flexibles (Movilidad, potencia accessible, tecnología y división) y de arquitectura flexible (Elementos que permiten múltiples maneras de reorganizar el espacio, espacios que se expanden y se contraen según las necesidades).
  • Combinar espacios abiertos y cerrados: Una tendencia principal serán espacios cerrados para la concentración individual y espacios abiertos para el trabajo de colaboración.
  • La unión física y digital: Los equipos necesitarán espacios y tecnología para crear experiencias inclusivas para los miembros del equipo que trabajen tanto de manera remota como los que estén físicamente presentes. Deberán integrarse en la infraestructura tecnologías de sensores inteligentes para dar apoyo al aumento de experiencias basadas en datos y en inteligencia artificial.